Home

Imagen

*foto extraída de la web de Carme Teatre

A veces, la danza, en su deseo de hacerse inteligible, se aleja de las potencias que perfila a partir del cuerpo y del movimiento. Tal vez no sea en su deseo de hacerse inteligible sino en su proceso de hacerse inteligible. Es el formato, el espectáculo, la pieza quien reclama la inteligibilidad. Esto crea unas relaciones reiteradas con los referentes que estuvieron en el origen de la búsqueda, que pueden dar lugar a lecturas más comprensibles, que hacen del todo, de la pieza, algo más compacto, más coherente pero que pueden disminuir la fuerza de lo encontrado.

En el folleto pone:

La pieza se basa en el imaginario de la ciencia ficción. Parte de un fragmento de la película Alphaville de J.L.Godard,  que habla sobre un futuro distópico donde se han perdido ciertas palabras y ya no existen sus significados.

Tres cuerpos, interdependientes y funcionales, transitan entre lo individual y lo colectivo, como un cuerpo único eficaz que crea la posibilidad de supervivencia o de limitación.

Es exactamente lo que vemos en la pieza, tanto en lo que se basa la pieza y explicita (el primer párrafo) como en lo que propone (el segundo párrafo). Esta adecuación exacta con lo escrito es, muchas veces, bien rara. Una puede flipar con lo que se puede escribir en un papel que trata de explicarte lo que vas a ver.

El juego que se establece con los diálogos (en off y traducidos sobre pantalla) de la película se unen al soporte de la música, y entran casi siempre a reiterar un diálogo estético entre los cuerpos en escena y los elementos sonoros. Diálogo éste, que en el caso de la música  la mayoría de las veces dota de primacía al cuerpo y al movimiento, dejando a la música como un soporte ambiental, y en el caso de las voces en off, sucede al revés, dando el peso a lo que se dice y se lee en la pantalla, y dejando al cuerpo, a  los cuerpos que subrayen, que acompañen.

Todo esto no es tan unívoco, hay veces que se crean juegos más abiertos a partir de la representación de lo dicho por las voces en off, o por ejemplo, se establece un diálogo distinto con el vals que suena en un momento determinado (tal vez en este caso, por el uso tradicional de la música como impulsador rítmico y lo explícito del cuerpo dejándose llevar: a veces el guiño a la literalidad nos abre espacios nuevos…)

Hay una gran fascinación por el cine (Alphaville) y hay un profundo respeto al uso que se hace de éste. Es en el cine, en su lectura, en su asimilación donde reside el motor de la pieza. La música viene a recrear el ambiente que el cine ha generado en la mente de la artista. Y sin embargo el cuerpo ha llegado a un lugar que no necesita ni del cine, ni de la música.  

Olatz de Andrés, en Privolva, abre una puerta enorme al movimiento como posibilidad, al conjunto de los cuerpos como un solo cuerpo, al cuerpo solo como conjunto de cuerpos en las posibilidades del movimiento. Se aleja de las disciplinas del cuerpo de la danza, se inventa danza a través de las posibilidades del movimiento y reencuentra la comunión de los cuerpos en movimiento en otros lugares que la copia de movimientos en el unísono y en su opuesto. Crea una dinámica propia y compartida en el seno de los tres cuerpos en movimiento que conforman la propuesta que se alcanza, sin que por ello quede la propuesta cerrada.

Thomas Hauert lleva años desarrollando y trabajando sobre posibilidades otras a los códigos dancísticos establecidos que han dictado el lugar de partida del cuerpo en movimiento y los lugares de encuentro de los cuerpos  en éste. Existe sin embargo en su trabajo una supeditación de los cuerpos y del movimiento a la escritura coréutica tanto en lo que se refiere a la comunión de los cuerpos como a la escritura en el espacio, y a veces incluso a la música, cosa que vuelve a plantear conflictos políticos en la instrumentalización del cuerpo para la obra artística.

Seguir a De Andrés en este punto es seguir uno de los nuevos caminos que la danza ha tomado ante el cansancio del modelo moderno de la danza…

Advertisements

One thought on “Algunas posibles danzas, a partir de “Privolva” de Olatz de Andrés, en la Carme

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s